15.9.13

Biblioteca de Santa Genoveva, Henri Labrouste

Fotografía: arquitecturamashistoria



Al arquitecto francés Henri Labrouste (1801-1875) de la famosa Escuela de Bellas Artes, se le atribuyen, entre otros muchos logros, la creación tanto de la sala de lectura como de la biblioteca moderna y la innovación en el uso de materiales y técnicas avanzadas de construcción a finales del siglo XIX para utilizar la tecnología como método de expresión de la luz y el espacio.

La biblioteca de Santa Genoveva de París, proyectada entre los años 1838 y 1843 y finalizada su construcción en 1861; supone uno de los escasos ejemplos de arquitectura construida en hierro de ese siglo, manteniendo un estilo renacentista en el exterior, y convirtiéndose en una de las piedras angulares en el devenir de la arquitectura contemporánea por los materiales introducidos y la voluntad de llevar la arquitectura interior más allá de sus límites.

Situada en lo alto del monte de Santa Genoveva y ocupando una estrecha parcela de 85 metros de largo por 21 metros de ancho, la obra más significativo del racionalismo neoclásico se desarrolla en un volumen rectangular de 3 plantas cuyo núcleo vertical queda tangente al mismo rectángulo en el centro de la edificación.

La planta de la biblioteca, simétrica respecto al espacio central vestibular, divide dos alas de lectura que incluyen el espacio de almacenamiento en su perímetro permitiendo que la segunda altura de dichas alas quede liberada en pos de la entrada de luz en todo el recinto.

Labrouste, característico por el uso de estructuras sencillas, eficaces y esenciales introduce por primera vez en un edificio una estructura que desde los cimientos hasta la cubierta del propio edificio resuelve a través del armamiento de elementos metálicos la sustentación del conjunto dando lugar a nuevos métodos de construcción.

Año: 1838-1861
Ubicación: París, Francia




1 comentario: